MAXIMILIANO JABUGO

En 1900 se inauguran las que son actualmente, en Jabugo, las instalaciones de Maximiliano y se va definiendo un método de elaboración original de los productos más excelsos y exquisitos de nuestra gastronomía: jamones, paletas y embutidos. Esta pasión artesana prosigue en nuestros días de la mano de Maximiliano Portes, que reúne la triple condición de veterinario, ganadero e industrial artesano.

En el 2000, Creamos el nombre, la identidad corporativa y el diseño de packaging de la marca, para posicionarla como el Jamón con estatus.
La combinación del nombre de Maximiliano con el origen Jabugo aportan notoriedad y transmiten prestigio, la elección de las tipografías y colores ayudan a la marca a destacar entre sus competidores. Y para el packaging, elegimos códigos no usados en el mundo del jamón, inspirados en las grandes marcas de joyas o de moda, con estuches de cartón rígido forrado. Códigos que más tarde adquirieron muchas de las otras marcas del sector, confirmando el acierto.

La marca, después de casi 20 años sigue estando vigente a nivel gráfico, confirmando la altísima rentabilidad que tiene apostar por un proyecto de branding de alta calidad.

Maximiliano-jabugo-packaging-ideologo

2019

Anterior caso de éxito

Slow Suites

Siguiente caso de éxito

LA GOYA